Así puede ayudarte la neutralidad de carbono a reducir la vulnerabilidad de tu cadena de suministros

Comparte este Insight

El cambio climático ya está afectando a los negocios. Pero si hay un área especialmente vulnerable a los eventos y regulaciones climáticas, esa es la cadena de suministros.

 

Por ejemplo, la compañía australiana GrainCorp anunció en 2014 que la sequía había provocado una caída del 64% de sus beneficios.

 

Y eso que, según la ONU, los peores efectos del cambio climático todavía están por llegar.

 

Sin embargo, aun siendo conscientes de los riesgos, solo el 41% de CEOs está descarbonizando su cadena de suministros.

 

Esa es la razón por la que hemos decidido dedicar este insight a compartir contigo cómo lograr cadenas de suministros más sostenibles en tu empresa.

El problema: cadenas de suministro poco sostenibles

Una cadena de suministros energéticos y materiales fiable y asequible es esencial para el buen funcionamiento de cualquier compañía.

 

Sin embargo, para superar con éxito los retos climáticos a los que nos enfrentamos, las cadenas de suministro actuales deben cambiar de manera radical.

 

Según este artículo de McKinsey, la cadena de suministro de una compañía de bienes de consumo crea más costes sociales y medioambientales que sus propias operaciones, siendo responsable del 80% de las emisiones de gases de efecto invernadero y del más del 90% del impacto en los recursos naturales.

 

De hecho, para mantener las emisiones de las compañías alineadas con el objetivo de París (1,5º), las empresas deben reducir su intensidad de carbono (la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que expulsan a la atmósfera por unidad producida) más del 90% entre 2015 y 2050.

 

Para mantener las emisiones alineadas con el objetivo de París, las empresas deben reducir su intensidad de carbono más del 90%.

 

Este dato ayuda a hacerse a la idea de la cantidad de cambios que las compañías necesitan realizar en sus cadenas de suministro para hacer frente a la emergencia climática.

La oportunidad: reducción de riesgos en la cadena de suministros

Sin embargo, no todo son malas noticias.

De hecho, una cadena de suministro más sostenible está asociada con menores riesgos. Sobre todo, de dos tipos:

  • Riesgos de impacto medioambiental: una cadena de suministros sostenible reduce los impactos ambientales de una compañía mejorando además sus costes, eficiencia y posicionamiento en el mercado.

El ejemplo: Según este artículo, cuando Nike decidió cambiar la forma en la que realizaba sus zapatillas para adaptarla a estándares sostenibles, redujo los costes laborales y el uso del material hasta un 50% y 20% respectivamente. El resultado fue un 0,25% de aumento en sus márgenes. 

  • Riesgos de amenazas ambientales a la propia cadena de suministro: como consecuencia de la reducción del impacto ambiental, las empresas evitan que eventos climáticos extremos (como sequías o inundaciones) afecten al funcionamiento del negocio.

El ejemplo: En 2014, el CEO de Unilever aseguró que los efectos del cambio climático costaban a la compañía 300 millones de euros anuales

La solución: estrategias Net zero

Las estrategias Net zero buscan conseguir que el equivalente al CO2 y otros gases de efecto invernadero expulsados a la atmósfera por una compañía sean equilibrados a través de herramientas de compensación de carbono, como último paso después de medir y reducir al máximo sus emisiones.

Esta estrategia es especialmente importante para crear una cadena de suministro más sostenible porque busca reducir (y, en último caso, compensar) no solo las emisiones generadas por la actividad directa de la compañía, sino también por sus empresas proveedoras.

Son las llamadas:

  • Emisiones de alcance 2: emisiones indirectas derivadas del consumo eléctrico contratado.
  • Y emisiones de alcance 3: emisiones necesarias para la actividad de una empresa no generadas directamente en ella. Por ejemplo: emisiones generadas por los proveedores de materias primas.

Para lograr reducir esas emisiones, la estrategia Net zero de una compañía debe mitigar la huella de las empresas proveedoras.

En ocasiones esto requiere implicar a los proveedores en la estrategia de sostenibilidad de la empresa, aportando formación o herramientas en cuanto a:

  • Uso de recursos: energía, agua o materiales.
  • Eficiencia en operaciones.
  • O diseño sostenible y economía circular.

En Trinoa te ayudamos a lograr el Net zero

Reduce los riesgos de tu cadena de suministros calculando tus emisiones (y entendiendo de dónde proceden), reduciéndolas con un plan de mitigación y compensando aquellas que no puedas eliminar con proyectos de (re)forestación propios en España.

Si quieres caminar hacia el Net zero, te estamos esperando:

Comparte este Insight

Posts relacionados