Cómo implementar una Estrategia ESG exitosa para reducir emisiones de CO2 en tu empresa

Comparte este Insight

En el contexto empresarial actual, la adopción de estrategias ESG ha emergido como un elemento crucial para impulsar la sostenibilidad y la reducción de CO2. Estas estrategias sostenibles no solo responden a una creciente conciencia social y ambiental, sino que también se han convertido en un imperativo para las empresas que aspiran a una gestión responsable y a contribuir positivamente al medio ambiente.

La presión global por abordar el cambio climático y la crisis medioambiental ha elevado la importancia de las estrategias medioambientales dentro del marco ESG. Las empresas, al asumir la responsabilidad de sus impactos en el entorno, buscan activamente medidas que no solo mitiguen su huella de carbono, sino que también promuevan prácticas comerciales sostenibles y ecoeficientes.

En este contexto, la implementación efectiva de estrategias ESG se vuelve imperativa para lograr una contribución significativa a la sostenibilidad ambiental.

Este papel crucial de las estrategias ESG, especialmente en la reducción de emisiones de CO2, resalta la necesidad de una transición hacia modelos empresariales más sostenibles. Y desde Trinoa podemos ayudarte. Te contamos todo sobre las estrategias ESG para reducir emisiones que puedes seguir desde tu empresa.

Definición y principios ESG

Empezamos por el principio: la definición de ESG. Estas siglas corresponden a las siglas en inglés «environmental, social and governance»; lo que en castellano sería «medioambiental, social y de gobernanza».

  • E: Enviromental/Medioambiental. Este componente evalúa el impacto de las operaciones de una empresa en el medio ambiente, ya sea de forma directa o indirecta. En este apartado, dentro de la gestión empresarial, se podrían incluir aspectos como la gestión de residuos, la eficiencia energética, la medición de la huella de carbono, el uso sostenible de recursos naturales y/o las prácticas de conservación y protección ambiental.
  • S: Social. Se refiere a cómo una empresa gestiona sus relaciones con empleados, comunidades, clientes y otros grupos de interé Dentro de la gestión empresarial, los factores sociales incluyen la diversidad e inclusión, los derechos laborales, las condiciones de trabajo, el impacto en las comunidades locales y/o la relación con proveedores y clientes.
  • G: Governance/Gobierno. Este componente se centra en la gobernanza corporativa, es decir, en la estructura y dirección de la empresa. Para ello se puede examinar la calidad de la gobernanza corporativa, divulgar con transparencia, revisar la ética empresarial, la gestión de riesgos, la independencia del consejo y/o la rendición de cuentas a los accionistas.

 

Implementación de una estrategia ESG para la Reducción de CO2

La aplicación de los principios ESG en la gestión empresarial no solo busca la sostenibilidad ambiental, social y de gobierno, sino que también contribuye a construir una reputación empresarial positiva, fortalece la relación con los stakeholders y posiciona a la empresa como un actor responsable y ético en el panorama empresarial global.

Desde Trinoa te contamos algunas estrategias ESG para empresas sostenibles que puedes aplicar y así contribuir al cuidado del medioambiente y de la sociedad, centrándonos, sobre todo, en la reducción de emisiones de CO2 en el sector empresarial.

Evaluación del Impacto Ambiental Actual

Realizar una evaluación exhaustiva del impacto ambiental y las emisiones de CO2 en una empresa es crucial para comprender su huella ambiental y tomar medidas efectivas hacia la sostenibilidad. Para ello, lo primero y más importante que se debe hacer es definir, de forma clara, los objetivos de la evaluación, haciendo bastante hincapié en la identificación de las fuentes clave de emisiones de CO2 de tu empresa.

Así, puedes reunir datos relevantes sobre el consumo de energía, uso de recursos naturales, transporte, procesos de fabricación, gestión de residuos y otros aspectos relevantes de tu empresa, utilizando facturas de servicios, registros de combustible, informes de producción y otros documentos para recopilar información. Una vez tienes estos datos, debe analizarlos y clasificar las fuentes de energía por categorías, como emisiones de CO2 directas e indirectas para que el informe de sostenibilidad sea mucho más concreto.

Una vez tengas todo esto, no te olvides de comunicar de manera transparente los resultados del informe de impacto ambiental empresarial y los progresos realizados hacia la reducción de emisiones. Involucra a los empleados, partes interesadas y clientes en iniciativas sostenibles para crear una cultura de responsabilidad ambiental.

Establecimiento de Objetivos Medibles

Lo anterior no se puede realizar sin la implementación y establecimiento de unos objetivos específicos y medibles que ayuden a reducir las emisiones de CO2 de tu empresa. Todo ello sin olvidar las prácticas ESG en la gestión de carbono. Basándote en los resultados de la evaluación, establece metas claras y alcanzables para reducir las emisiones de CO2. Desarrolla planes de acción detallados que incluyan iniciativas específicas, plazos y responsables.

Por ejemplo, para ayudarte a la medición de huella de carbono empresarial y así saber 100% el impacto real de la misma en el medio ambiente, puedes utiliza herramientas y metodologías reconocidas, como la Norma ISO 14064 o el Protocolo de Gases de Efecto Invernadero (GHG Protocol), para calcularla. Y no te olvides de incluir todas las emisiones directas (alcance 1), emisiones indirectas relacionadas con la energía (alcance 2), y otras emisiones indirectas relevantes (alcance 3).

También es importante definir objetivos claros y que sean posibles. Irse por las nubes y no ser realistas no te ayudará en la sostenibilidad empresarial. Por ejemplo, puedes proponer objetivos específicos y alineados con los principios ESG como «reducir las emisiones de CO2 en un 20% en los próximos 5 años».

Dividir los objetivos en metas más pequeñas y alcanzables facilitará la implementación y permitirá realizar un seguimiento más preciso del progreso. Además de identificar las áreas específicas de tus operaciones.

Por último, pero no por ello menos importante, revisa y ajusta tus objetivos según sea necesario. La flexibilidad es clave para adaptarse a cambios en las condiciones del mercado, avances tecnológicos y nuevas oportunidades.

Integración de Prácticas Sostenibles en Operaciones Diarias

Todo esto está muy bien y es evidente que hay que hacerlo, pero ¿cómo integrar prácticas sostenibles en las operaciones diarias de tu empresa? Desde Trinoa, te damos algunas estrategias prácticas para hacerlo.

  • Calcula la eficiencia energético Analiza la eficiencia de los procesos y operaciones para identificar oportunidades de mejora en el uso de la energía. Considera la posibilidad de implementar tecnologías más eficientes, fuentes de energía renovable y prácticas de conservación.
  • Analiza los procesos de producción Examina los procesos de fabricación para identificar áreas donde se puedan reducir las emisiones de CO2, como la optimización de la cadena de suministro, la reducción de residuos y el reciclaje. Evalúa la posibilidad de adoptar tecnologías más limpias y procesos más sostenibles.
  • Evalúa la cadena de suministro. Analiza la cadena de suministro para identificar impactos ambientales en las etapas previas y posteriores a la producción. Colabora con proveedores para establecer estándares sostenibles y reducir la huella de carbono para conseguir cadena de suministro sostenible.
  • Monitorea y mide continuamente tus actividades. Implementa sistemas de monitoreo continuo para evaluar el progreso hacia las metas establecidas. Realiza auditorías regulares para asegurar la precisión de los datos y la efectividad de las medidas implementadas.

 

Compromiso Social y de Gobernanza: involucrando a los Stakeholders

El involucramiento de stakeholders en estrategias ambientales es una parte bastante importante. Consulta con partes interesadas internas y externas, como empleados, clientes y comunidades locales, para asegurarte de que los objetivos reflejen las expectativas y necesidades de todas las partes involucradas.

La participación de stakeholders en la implementación de la estrategia ESG pueden dar perspectivas únicas y valiosas para reducir emisiones. Por ejemplo, los empleados pueden proponer mejoras operativas, los clientes pueden expresar preferencias por productos sostenibles y las comunidades locales pueden ofrecer ideas para la mitigación de impactos medioambientales.

Al alinear las estrategias ESG con las expectativas de los stakeholders, hará más probable que se comprometan y contribuyan activamente a las iniciativas de reducción de emisiones. Por ello, debes invitarlos a participar activamente en la planificación e implementación de proyectos relacionados con la reducción de emisiones. Por ejemplo, los proveedores pueden contribuir a prácticas más sostenibles en la cadena de suministro.

Crear incentivos y programas de reconocimiento para motivar la participación activa y el logro de objetivos relacionados con ESG estimulará la innovación y el compromiso. Además, el reconocimiento público reforzará la reputación de la empresa como líder en sostenibilidad.  Para todo lo anterior, es importante proporcionar educación y capacitación sobre la importancia de la reducción de emisiones y la estrategia ESG.

Gobernanza Efectiva

La importancia de una gobernanza efectiva en la implementación de una estrategia ESG radica en su capacidad para garantizar la integridad, la transparencia y la responsabilidad en todas las acciones empresariales relacionadas con la sostenibilidad. Para conseguir una gobernanza sostenible en empresas y una gestión ambiental corporativa implica asignar claramente responsabilidades para todos los sectores, incluyendo la implementación de las ESG.

Para ello, se debe identificar a los líderes y equipos responsables de supervisar y ejecutar iniciativas específicas relacionadas con el medio ambiente, aspectos sociales y cuestiones de gobernanza. De esta forma, se evitará la ambigüedad y garantizará que haya personas responsables de la consecución de objetivos específicos. Esto promueve la rendición de cuentas y permite una supervisión eficaz del progreso.

La comunicación y toma de decisiones transparente fomenta la confianza y puede movilizar el apoyo, tanto dentro como fuera de la empresa. La transparencia fortalece la reputación de la misma y reduce el riesgo de críticas. Los stakeholders confían en las organizaciones que comunican abiertamente sus decisiones y proporcionan información detallada sobre cómo están abordando los aspectos medioambientales, sociales y de gobernanza.

Medición y Reporte de Impacto

El conocimiento de la medición y el reporte de impacto que tiene tu empresa a nivel social, medioambiental y de gobernanza es una parte esencial, y la parte final, para conocer el resultado de la implementación de las estrategias y prácticas ESG.

Herramientas de Medición y Monitoreo

Medir y monitorear el impacto de las estrategias ESG en la reducción de CO2 implica el uso de herramientas y métricas específicas diseñadas para evaluar el desempeño ambiental de una empresa.

  • Huella de carbono. Existen herramientas especializadas de cálculo de huella de carbono, como el Protocolo de Gases de Efecto Invernadero (GHG Protocol) y otras plataformas de contabilidad de carbono. Se puede medir calculando las toneladas de CO2 (tCO2e) equivalente emitidas por un año o unidad de producción
  • Ciclo de vida. Evalúa el impacto ambiental de un producto o servicio a lo largo de su ciclo de vida, desde la extracción de materias primas hasta su eliminación. Existen softwares especializados como SimaPro, GaBi, y OpenLCA.
  • Plataformas de información ambiental. Estas recopilan datos ambientales y ofrecen informes detallados sobre el desempeño ambiental de una empresa como CDP (Carbon Disclosure Project) o GRI (Global Reporting Initiative).

 

Y no olvides que desde Trinoa podemos ayudarte también en todo esto y mucho más para asegurarte la sostenibilidad empresarial y medio ambiente.

Informe de Sostenibilidad

Como anunciábamos anteriormente, la preparación de informes de sostenibilidad transparentes y precisos es crucial para comunicar de manera efectiva los logros y mejoras en la reducción de emisiones de CO2. Pero realizarlos puede resultar un poco complejo.

  1. Establece un marco de informes donde sean claros los objetivos del mismo y la audiencia a la que está
  2. Reúne los datos de fuentes externas e internas.
  3. Contextualiza resultados, ya que proporcionará datos relevantes como las tendencias a lo largo del tiempo y, de esta forma, podrás compararlos con objetivos anteriores.
  4. Utiliza cifras específicas para mostrar las reducciones de emisiones de CO2 logradas. Esto puede incluir métricas como tCO2e reducidas por año o por unidad de producción
  5. Resalta proyectos específicos, tecnologías o prácticas que hayan contribuido significativamente a la reducción de emisiones.
  6. Reconoce y comunica los desafíos encontrados en el proceso. Explica cómo la empresa está abordando estos desafíos y las lecciones aprendidas.
  7. Incorpora gráficos, tablas y visualizaciones para hacer que los datos sean más accesibles y fáciles de entender.
  8. Conecta los logros en la reducción de emisiones con los principios ESG y otros objetivos de sostenibilidad de la empresa.
  9. Detalla los objetivos futuros para la reducción de emisiones y otras iniciativas sostenibles. Asegúrate de que sean específicos, medibles y alineados con los principios ESG.
  10. Desarrolla una narrativa que destaque la importancia de los esfuerzos de reducción de emisiones en el contexto de la sostenibilidad a largo plazo de la empresa.
  11. Antes de la publicación, realiza una revisión exhaustiva y valida la precisión de los datos para garantizar la integridad del informe.

 

Como los ejemplos siempre ayudan, estas son varias empresas han implementado con éxito estrategias ESG para reducir sus emisiones de CO2:

  • Tesla es conocida por su enfoque en la movilidad eléctrica y las energías renovables. Su compromiso con la fabricación de vehículos eléctricos y soluciones de almacenamiento de energía ha contribuido significativamente a la reducción de emisiones de CO2 en el sector del transporte.
  • Unilever ha establecido objetivos ambiciosos para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en su cadena de suministro. La empresa se ha comprometido a utilizar 100% de energía renovable para 2030 y a eliminar los combustibles fósiles de sus operaciones para 2039.
  • Microsoft ha anunciado su objetivo de lograr la neutralidad de carbono para 2030 y eliminar todas las emisiones de carbono que la empresa ha generado directa o indirectamente antes de 2050. Además, está invirtiendo en tecnologías para ayudar a otras empresas a reducir sus emisiones.
  • Iberdrola es una empresa energética que ha destacado por liderar la transición hacia energías renovables. Su estrategia ESG incluye inversiones significativas en parques eólicos y solares, contribuyendo a la reducción de emisiones en el sector energético.

 

Una estrategia ESG efectiva ofrece una serie de beneficios clave para las empresas y la sociedad. Además de la reducción de emisiones de CO2, también mejorará la reputación de la misma, atraerá talento, tendrás acceso a financiación sostenible y mucho más. Al adoptar principios y acciones sostenibles, las empresas no solo contribuyen a la construcción de un mundo más cuidado, sino que también aseguran su propia viabilidad a largo plazo en un entorno empresarial cada vez más consciente de la responsabilidad social y ambiental.

Comparte este Insight

Posts relacionados